sábado, 23 de julio de 2016

Tiempo de reflexión

El mundo se ha vuelto loco, y su vórtice nos está tragando a todos. También a mí, que atravieso una noche oscura del alma, y siento la erosión de un exceso de lecturas y de civilización. Empachado de este simulacro de sociedad, convencido de su vileza e inanidad, he decidido en consecuencia tomarme un tiempo de reflexión.

2 comentarios:

  1. Que el Señor le ilumine y le fortalezca en su reflexión, amigo.

    Y sobre todo, por lo que parece, que no le deje caer en la tentación.

    Amén.

    Haddock.

    ResponderEliminar
  2. Rezaré por ti. Te tuteo porque aunque no te conozco y vivo al otro lado de Atlántico, leo tus posts y por ellos sé de tu elegancia de espíritu y tu refinamiento intelectual. ¡Ánimo, Luis!

    ResponderEliminar