jueves, 20 de octubre de 2016

True Detective 2 Ya es de noche para el mundo

Creo que nadie en su sano juicio piensa a estas alturas que los productos culturales son inocentes. Sin duda los productos librescos y cinematográficos, el arte degenerado y el show business, imprimen su sello en el alma de cada usuario. A veces para bien, otras para mal. En consecuencia, las almas que toman estos alimentos, o bien se oscurecen a partir de ellos, o bien se purifican. En concreto True Detective 2, serie de la que apenas se ha hablado (porque toda la tinta ha sido gastada elogiando a su antecesora), es quizá el ejercicio más desesperanzador con el que me he encontrado nunca, y el más mórbido y penoso, al menos entre las creaciones generalistas con cierta preocupación o elegancia formal. Desde luego estaría loco si recomendase esta serie a alguien, pero en lo que a mí respecta, a veces sufrir el flagelo de obras como ésta me precipita naturalmente a los brazos de Dios. Porque es tan denso el mal en algunos espacios de este mundo, y su oscuridad tan profunda, que, como reacción, el alma busca inmediatamente el aire puro y la luz del verdadero Sol. No importa que hoy ese faro sufra un eclipse. O que para el mundo ya sea de noche. 

sábado, 15 de octubre de 2016

Premio Nobel de Literatura 2016, Bob Dylan

Ya se conoce el Premio Nobel de Literatura 2016. Un músico, Bob Dylan, ha sido el sujeto afortunado. Según la Academia sueca, el galardón le ha sido otorgado al roquero yanqui por «haber creado nuevas expresiones poéticas dentro de la gran tradición de la canción estadounidense». ¡Ea!

miércoles, 12 de octubre de 2016

Las calles son el espejo del alma

Se abre el telón. Se ve una calle llena de inmundicias y orines de perro, árboles podridos en su base y farolas carcomidas por el orín. Se cierra el telón. ¿Cómo se llama la película? Amor a los animales.

viernes, 7 de octubre de 2016

El épico Cervantes de Augusto Ferrer Dalmau

España es un país cainita. Yo he escuchado esta frase muchas veces de diferentes bocas, pero nunca he estado muy seguro de si quienes la compartían conmigo sabían lo que querían decir al decir eso. En realidad la guerra es propia de las sociedades humanas, y no hay historia patria que no esté salpicada de violencias fratricidas. Si bien la historia del hombre es, emulando a San Agustín, la oposición de dos ciudades o modos de vivir antagónicos. Pero no me apetece entrar en esto ahora, aunque hubiera sido una muy buena ocasión para hacerlo, a propósito del épico Cervantes que Augusto Ferrer Dalmau ha pintado con motivo del cuarto centenario de la muerte del genial escritor madrileño.

La épica batalla de Lepanto: Lecciones históricas

El 7 de octubre de 1571 aconteció la épica batalla de Lepanto. Miguel de Cervantes, que participó en ella a bordo de la nave Marquesa, la llamó, en el prólogo de la segunda parte del Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, «la ocasión más alta que vieron los siglos». Hoy sabemos, a pesar de lo que digan sus detractores, que no exageraba.

Ha vuelto (Hitler) de Timur Vermes

Al contemplar la historia con la perspectiva de tantos siglos, se llega al convencimiento de que el fin del mundo no podía haber sucedido antes de que la humanidad conociera a su gran enemigo. Adolf Hitler es hoy, sin la menor duda, el sujeto más infamado de la historia, el coco oficial, el hombre del saco, el ogro por antonomasia. Desde luego el Führer es el ángel caído del evangelio mundialista, su último y más firme combatiente. En este credo de la actual dictadura de los Estados, Hitler representa la maldad por excelencia, y es el responsable de los crímenes más infames cometidos nunca contra el hombre. Pero en Alemania sigue despertando pasiones. Unos lo añoran en secreto, muchos incluso lo seguirían de nuevo hasta una guerra de liberación, mientras otros tantos lo aborrecen pública y rabiosamente. Hablar de él, en cualquier caso, es para el ficticio régimen de libertades global un tabú. Lo positivo de la novela de Timur Vermes, Ha vuelto, es que ha resucitado el debate.