domingo, 6 de febrero de 2011

La cuarta trama de José María de Pablo. Verdades y mentiras del 11-M


El libro que presentamos a continuación debería ser de lectura obligada para cualquier persona decente. La cuarta trama es un libro publicado en marzo de 2009, a la luz del juicio celebrado en la Casa de Campo por los brutales atentados terroristas del 11 de marzo de 2004 y las sentencias dictadas por la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo. El autor es José María de Pablo, abogado defensor y representante de la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M. No tendrá excusa aquel que no quiera conocer cómo funciona su mundo, y en consecuencia, lo crea o no, será responsable de lo que sucede en él. El subtítulo del libro anuncia tormenta, Verdades y mentiras en el caso del 11-M, pero lo que no podemos imaginar es que lo que revela sea tan perturbador. De esta manera, pongo en duda la honradez de aquel que no sea capaz de leer La cuarta trama de inicio a fin.

El libro está escrito deliciosamente bien y su estilo es contundente, pero su contenido es desasosegante, terrible. Si no fueran tan cercanos los dolorosos acontecimientos que describe La cuarta trama, pensaríamos que estamos leyendo una inigualable novela de espías.

Sin embargo, lo que pone sobre la mesa José María de Pablo es algo tan claro como inquietante: Además de las tres tramas sentadas en el banquillo de los acusados (verdaderos pardillos que cumplieron la función de mercenarios) existe una cuarta trama, los autores intelectuales, aún no identificados. Algo que también apuntó y sorprendió a la prensa internacional tras la sentencia. Las tres tramas eran las siguientes: primera, la trama asturiana, un grupo de delincuentes comunes asturianos que traficaban con hachís y explosivos; segunda, la banda del Chino, formada por magrebíes dedicados a todo tipo de delitos; tercera, la banda del Tunecino, un grupo de islamistas radicales que se preparaban para cometer atentados en España. Un dato más: muchos de ellos eran confidentes de la policía o la guardia civil. 

Ahora bien, cuando se conocen los hechos con tanta precisión y orden como se describen en La cuarta trama, un sin fin de manipulaciones, mentiras, vacíos, omisiones y delitos salpican la investigación del 11-M. Individuos miserables y circunstancias pintorescas saturan el proceso que debería conducir a desvelar a los auténticos responsables de reventar a cientos de personas en varios trenes de Madrid. Terriblemente, algunas de las más descaradas y criminales mentiras y aparentes incompetencias se deben a aquellos que deberían protegernos, las Fuerzas de Seguridad del Estado. Pero dejo a José María de Pablo que nos transmita aquello de lo que se puede hablar con seguridad:

«Lo que es evidente es que una cuarta trama, distinta de las que han sido objeto del juicio en la Casa de Campo, es la autora intelectual de los atentados. Y lo único que sabemos de esta cuarta trama que ideó, organizó, pagó y ordenó los atentados es, por un lado, que no se trata de Al Qaeda y, por otro, que estaba interesada en el vuelco electoral de las elecciones de 2004, lo que le movió a señalar la masacre para tres días antes del 14-M. Esa cuarta trama planeó el modo en que se cometerían los atentados, contrató a los mercenarios del Chino y del Tunecino y les ordenó atentar, precisamente, tres días antes de las elecciones.[1]» O de otra manera, aún más claro: «lo único que sabemos a ciencia cierta de la identidad de la cuarta trama es que no tiene ninguna relación con Al Qaeda ni nada que se le parezca, que está formada por personas de nacionalidad española, con algún tipo de influencia en las Fuerzas de Seguridad del Estado, y que tenía gran interés en la victoria del PSOE en las elecciones de 2004.[2]» 

La verdad no será agradable para muchos cuando se sepa –si llega a saberse-, y la lectura de este libro tampoco. Más de uno, sin embargo, dejará constancia de su alma podrida y de su miserable persona al negarse a leer y aceptar el libro. Su responsabilidad es conocer el mundo en el que vive y, por extensión, a la gente a la que vota, lee o escucha. Si usted es una persona honrada, estas palabras le harán recordar la necesidad de leer La cuarta trama, es decir, de conocer, y sobre todo, de no olvidar:

«Además de los fallecidos en las estaciones de Atocha, Téllez, El Pozo y Santa Eugenia, otras 15 personas fallecerían poco después en los distintos hospitales a los que habían sido trasladados. En total, se contabilizaron 193 fallecidos, dos de los cuales ni siquiera habían tenido la oportunidad de nacer. Los cadáveres fueron trasladados al pabellón 6 del recinto ferial del IFEMA, donde cientos de personas tuvieron que pasar el trago de reconocer a sus familiares y empezaron a hacerse una pregunta que todavía no ha encontrado respuesta: ¿quién dio la orden de matar a sus seres queridos?»[3]



FICHA
Título: La cuarta trama
Autor: José María de Pablo
Editorial: Ciudadela
Otros: Madrid, 2009, 432 páginas
Precio: 18,5 €


[1] José María de Pablo: La cuarta trama, Ciudadela, Madrid, 2009, p. 394.
[2] op. cit., p. 399.
[3] op. cit., p. 142.

No hay comentarios:

Publicar un comentario