viernes, 18 de enero de 2019

El libro egipcio de los muertos: uno de los textos religiosos más antiguos de la Humanidad

La literatura egipcia, escrita generalmente en papiro, pero también en inscripciones en piedra en tumbas y monumentos y con varios sistemas de escritura, sobre todo la jeroglífica y la demótica, luego la copta, era, con alguna excepción, de carácter anónimo (o atribuida, como marca de prestigio, a algunos antiguos sabios). En realidad, la literatura egipcia era obra de los copistas, personajes altamente especializados que escribían textos, en verso y prosa, de varios orígenes, muchas veces textos originalmente orales, copiados a veces con variantes. En ocasiones, probablemente, creados por ellos mismos sobre antiguas tradiciones orales.

Asimismo, muchos conjuros, himnos, oraciones y cantos de amor procedían del culto; como muchos textos sapienciales, que, atribuidos muchas veces a un gran personaje, se brindaban como consejos al pueblo. Estos textos, por cierto, eran leídos de viva voz y estudiados en las escuelas. 

lunes, 14 de enero de 2019

El cuento del cortador de bambú

El cuento del cortador de bambú es, ni más ni menos, la obra de ficción más antigua escrita en japonés. La maravillosa narración, de autor desconocido, constituye una fantástica historia de aventuras que fascinó a las damas y a los nobles de la corte imperial japonesa del siglo IX, y que en absoluto está lejos de nuestra sensibilidad occidental. Su influjo posterior se detecta, sin ir más lejos, en la literatura del período Heian (broche de oro de la literatura clásica mundial) e incluso en la narración cumbre de las letras japonesas, El cuento de Genji. En fin, todo amante de las letras del país del sol naciente debería comenzar por esta preciosa historia preñada de leyendas y mitologías antiguas, que se remonta a los albores de la literatura japonesa.

viernes, 11 de enero de 2019

El río de la literatura de Francisco Rodríguez Adrados

Dice el autor de este magnífico ensayo, al final del mismo, que hay demasiados libros, demasiados periódicos y demasiadas revistas. «Es un mundo repetitivo que nos abruma. Trata de salir al mercado con recursos poco literarios. Infinitas novelas que repiten más o menos iguales tópicos, que ya nos aburren, demasiados periódicos que dicen lo mismo tiñéndolo de sutiles o no sutiles prejuicios, demasiadas revistas científicas banales. Demasiados tontos best sellers con las mismas fórmulas. Yo estoy cansado de comprar libros que luego hojeo y no leo. No creo que esta situación sea favorable para la Literatura. El público se desorienta».

miércoles, 9 de enero de 2019

Ciudadela de Antoine de Saint-Exupèry

Antoine de Saint-Exupéry nació en Lyon el 29 de junio de 1900 y desapareció con su avión volando en misión sobre Francia en 1944. Apasionado de la navegación aérea, fue uno de los pioneros de la aviación comercial, cubriendo rutas en Europa, África y Sudamérica. Sus experiencias como piloto inspiraron muchas de sus obras, como Correo Sur (1928), Vuelo nocturno (1930) o Tierra de hombres (1939). Sin embargo, El principito (1943), un relato para niños lleno de poesía y elementos simbólicos, le granjeó tal celebridad que el resto de su obra quedó eclipsada. Ciudadela, publicada por primera vez en 1948, reúne las notas que el misterioso autor dejó inéditas cuando desapareció volando sobre Francia en misión de guerra. Y es precisamente en esta obra donde Saint-Exupéry plasma con mayor profundidad su mundo interior y su visión espiritual y trascendente de las cosas.

viernes, 4 de enero de 2019

Carta a sus Altezas Reales, los Reyes Magos de Oriente


A sus Altezas Reales, los Reyes Magos de Oriente:

Esta es la primera vez que me dirijo a ustedes de manera formal. Y temo quedar en ridículo al escribirles esta carta. Por ello, de antemano pido perdón, pues tal vez mi atrevimiento pudiera ofenderles de algún modo.

En realidad, no sé si me corresponde o no recibir regalos, gracias o bendiciones. Antaño, un niño recibió de ustedes tres sustancias preciosas: oro, incienso y mirra; pero él era el Señor del universo, en cuyas manos está la realeza, el poder y el imperio. Y yo no soy niño, ni mucho menos Dios. ¿Es legítimo por tanto que pida algo? Pediré, en cualquier caso, con el corazón; pues aunque soy consciente de que no sabemos pedir lo que nos conviene, también nos animó el Sumo Hacedor a pedir (pues se nos daría), a buscar (pues hallaríamos) y a llamar (pues se nos abriría). Así pues, confiado en las palabras de Dios padre, les comunico a sus Altezas Reales mis humildes deseos:

Relatos de un peregrino ruso: uno de los grandes textos espirituales de la humanidad

«Por la gracia de Dios soy hombre y soy cristiano: por mis actos, gran pecador; por estado, peregrino de la más baja condición, andando siempre errante de un lugar a otro. Mis bienes son: a la espalda, una alforja con pan duro, la santa Biblia en el bolsillo y basta de contar. El domingo vigesimocuarto después de la Trinidad entré en la iglesia para orar durante el oficio; estaban leyendo la epístola de San Pablo a los Tesalonicenses, en el pasaje en que está escrito: Orad sin cesar. Estas palabras penetraron profundamente en mi espíritu, y me pregunté cómo es posible orar sin cesar, siendo así que todos debemos ocuparnos en diversos trabajos a fin de proveer a la propia subsistencia. Busqué en la Biblia y leí con mis propios ojos exactamente lo mismo que había oído: Orad sin cesar; orad en todo momento en espíritu; orad en todo lugar levantando unas manos puras. Inútil reflexionar; yo no sabía qué partido tomar.

¿Qué hacer?, pensé. ¿Dónde encontrar una persona capaz de explicarme estas palabras?» Así da comienzo uno de los grandes textos espirituales de la humanidad. Un texto misterioso y de autor desconocido, que ahonda en la más antigua tradición contemplativa; y que a pesar de formar parte del conjunto de la literatura espiritual cristiana, ha interesado y atraído a toda clase de público.

domingo, 30 de diciembre de 2018

Los clásicos según Borges

Jorge Luis Borges, que siempre imaginó que el Paraíso sería algún tipo de biblioteca, y que se quedó ciego de tanto leer, discurrió en su Nueva antología personal sobre los clásicos, esos libros singulares que tanto amó y que tanto nos encantan a quienes gustamos las emociones que la gran literatura suscita. Y Borges, por supuesto, llegó a una tesis feliz y simplicísima: «Clásico es aquel libro que una nación o un grupo de naciones o el largo tiempo han decidido leer como si en sus páginas todo fuera deliberado, fatal, profundo como el cosmos y capaz de interpretaciones sin término».

viernes, 28 de diciembre de 2018

La incredulidad del padre Brown de Gilbert K. Chesterton

Pocos pensamientos han dado lugar a reflexiones tan fulgurantes y fecundas como el de Gilber Keith Chesterton. Chesterton nació en Londres en 1874, y fue ensayista, novelista y poeta. Estudió Arte y Literatura, comenzando su carrera literaria hacia el cambio de siglo en periódicos y revistas, colaborando primero como crítico de arte y, posteriormente, como autor de artículos y libros políticos, filosóficos y religiosos, la mayoría de ellos sumamente polémicos, escritos con un estilo nada convencional, llenos de imaginación y buen humor. En cuanto a los asuntos religiosos y filosóficos se rebeló contra el materialismo reinante, postulando una vuelta a los antiguos valores religiosos y morales. De hecho, se sintió fuertemente atraído por el catolicismo, al que se convirtió en 1922 y al que defendió y honró con su pluma hasta su muerte en 1936. Su principal personaje de ficción, el padre Brown, encarnó la defensa de esos ideales, con la agudeza y valentía propias de su creador, erigiéndose contra toda forma de nihilismo y saliendo en auxilio del orden sobrenatural y divino.

miércoles, 26 de diciembre de 2018

La Sombra del Viento de Carlos Ruiz Zafón

En estas preciosas fechas navideñas he vuelto a leer, con gran deleite por cierto, La Sombra del Viento, la fascinante novela con la cual Carlos Ruiz Zafón se convirtió en el escritor español más leído en el mundo. Hace años prometí de hecho decir al menos unas palabras acerca de esta obra, el primero de los cuatro volúmenes de una saga cautivadora y entretenida, de enorme éxito comercial y gran calidad literaria. Al parecer, ha llegado ya ese momento.

viernes, 21 de diciembre de 2018

Literatura italiana: obras y autores selectos

Buena parte de este año, que ya expira, lo he pasado enredado entre autores italianos y sus obras. No hay duda de que la literatura italiana es una gran desconocida más allá de las fronteras del país transalpino; con la salvedad de algunos clásicos, como Dante, Boccaccio y Petrarca, que siguen manteniendo su vigencia y desafiando al paso del tiempo. Del resto de escritores apenas se sabe poco o nada, con la excepción, nuevamente, de algunos escritores contemporáneos como Umberto Eco, Andrea Camilleri o Federico Moccia. Esta publicación sui géneris no es otra cosa, finalmente, que una breve selección de autores italianos y sus mejores obras.