martes, 24 de septiembre de 2019

Batman: El Príncipe Oscuro de Enrico Marini

Esta tarde me sorprendía gratamente una alumna al decirme que piensa iniciar una saga de DC Cómics. Al mismo tiempo, me pedía que la ayudara a escoger entre dos superhéroes: Supermán o Batman. Yo no leo tebeo americano, muy poco europeo y algo más japonés. Pero entre Supermán y Batman me parece más interesante el personaje de Batman. Eso es lo que le he dicho. Y también que conozco varias obras del hombre murciélago. No le he citado el trabajo de Frank Miller (por presentar a un Bruce Wayne ya maduro y con su clandestino historial prácticamente concluido). Tampoco la del oscuro Alan Moore. Pero sí le he hablado de la reciente obra de Enrico Marini: El Príncipe Oscuro.

domingo, 22 de septiembre de 2019

Los guardianes del Louvre de Jiro Taniguchi

Arrastrados forzosamente a una vida acelerada en la que soportamos una aglomeración confusa y creciente de sucesos, personas y cosas en movimiento, los espacios y momentos donde el tiempo parece detenerse resultan pequeños paraísos restauradores. La belleza, por ejemplo, implica cierta forma de orden. Y el bienestar, armonía o paz interior, también; un orden que en ocasiones es fruto de la contemplación de algo bello, ordenado y pacífico. 

Las narrativas del maestro japonés ya fallecido, Jiro Taniguchi, poseen todos estos ingredientes sanadores. Por eso la lectura de sus obras, en las que ciertamente no parece hacer mella el paso del tiempo o la vorágine de la vida, se traduce en ratos de auténtica felicidad.

viernes, 13 de septiembre de 2019

La piel del tambor de Arturo Pérez-Reverte

Pérez-Reverte es perro viejo, qué duda cabe. Un escritor de oficio que conoce perfectamente su profesión y vive de ella. Sin embargo, sus obras destilan un desprecio atávico hacia la Iglesia, percibida por él como una multinacional o corporación poderosa, para la cual trabaja o a la cual parasita un clero hipócrita, fanático y criminal o, en el mejor de los casos, incrédulo e ignorante. Y así van entrando todos los curas en el mismo saco. Y es que Reverte no ha dejado nunca de ser progre -aunque presuma de atizarles-, ni de ensalzar los principios luciferinos de la Revolución Francesa, ni en definitiva de odiar la religión que tanto lustre ha dado a los países por los que tanto viaja. Por eso en La piel del tambor revela mayor dosis de fanatismo el autor que sus personajes.

martes, 10 de septiembre de 2019

El Madrid celestial: De Madrid al Prado y del Prado al cielo

A lo largo de la jornada del sábado pasado, saltaba una curiosa notificación a mi teléfono móvil, que, para bien o para mal, revelaba mi última visita, esa misma mañana, al mejor museo de pintura del mundo: «¿Qué te ha parecido el Museo Nacional del Prado?», me preguntaba directa e indiscretamente el Señor Gúguel. Magnífico como siempre, respondí mentalmente. ¿Y podría no habérmelo parecido? ¿Incluso abarrotado de gente?

Entonces mi mujer, que había percibido mi sonrisa al leer al entrometido Señor Gúguel, me miró curiosa, tratando de adivinar la razón de mi gesto. A ella le había parecido maravilloso. Y maravilloso era, ciertamente, un adjetivo mejor escogido para describir el conjunto de la vieja Colección Real y el Edificio Villanueva. 

miércoles, 4 de septiembre de 2019

Paseando por el cielo de María Vallejo Nágera

La reciente obra de María Vallejo Nágera, Paseando por el cielo, repite la formula exitosa de sus anteriores trabajos, exponiendo al lector múltiples testimonios reales de conversos a la fe cristiana o de personas cuya fe se tambaleó por diversos y dolorosos motivos. El título del último libro de la divulgadora católica puede llevar a equívocos, pues en realidad la presente obra se centra en el misterio eucarístico, la comunión, la adoración a Dios mismo, esto es, el misterio absoluto, presente de manera sorprendente en un trocito de pan sin levadura.

domingo, 1 de septiembre de 2019

Fechorías climáticas

Hace escasos días un temporal ha recorrido España descargando lluvias fuertes y granizo. En algunas regiones se han perdido el cien por cien de los cultivos, quedando arruinados olivos, vides y plantas de pimientos. Las tormentas han dejado a su paso miles de hectáreas asoladas, docenas de coches y viviendas dañadas, incluso las personas han corrido serio peligro. 

Indudablemente, las tormentas son tan viejas como el mundo y tan temidas por el hombre actual como por el antiguo. Pero hay agricultores que hablan de temporales dañinos como no han visto generaciones pasadas, y en plena era de la tecnología y de la ciencia surgen interrogantes que no cuadran.