miércoles, 21 de agosto de 2013

El hombre sin rostro (Vladímir Putin) de Masha Gessen

El hombre sin rostro no es exactamente una biografía, entre otras cosas porque el personaje que estudia este libro sigue vivo y no pasa de los sesenta, sino más bien una crónica de su «sorprendente ascenso» al poder. La figura que cito a La Cueva es Vladímir Putin, un individuo oscuro y polémico que a los europeos nos pilla un poco a trasmano, porque la gran Rusia es en sí misma un mundo aparte, un universo hermético con creencias milenarias y una población hecha a una geografía y un clima muy especiales. Hace tiempo que tenía pendiente acercarme a la figura de Putin, pero ha sido ahora, tras algunas de sus recientes declaraciones denunciando la persecución de los cristianos en el mundo árabe, cuando me he decidido a enfrentarme con su figura. Y se trata en todo caso de una figura en absoluto mediocre.

      Según la autora del volumen, Masha Gessen, una reputada periodista con domicilio en Moscú, desde la llegada al poder de Putin en 1999, la democracia rusa ha sido paulatinamente desmantelada y, a través del control de los medios de comunicación y el «silenciamiento» de la oposición, ha pasado a ser controlada totalmente por el ex espía ruso.

     La periodista nos pinta en El hombre sin rostro una figura verdaderamente siniestra. Putin es presentado aquí como un hombre corrupto y liberticida con las manos manchadas de sangre. Al antiguo agente del KGB se le responsabiliza en esta obra de haber convertido Rusia en un estado represor. Se le señala como responsable de haber provocado guerras como la de Chechenia; y se le acusa de haber aprobado incluso actos considerados como terrorismo de estado (en Moscú, en el teatro Dubrokna, en Riazán, en Beslán, etc.), en los que en muchos casos las víctimas fueron sus mismos compatriotas.

      La lista de oprobios continúa. Por lo visto, la historia de cómo Putin llegó al poder siendo un sencillo agente secreto, hasta conseguir un poder casi absoluto y habiendo diseñado una estrategia para perpetuarse en él, incluye una larga lista de opositores al régimen silenciados (exiliados a la fuerza), perseguidos e incluso asesinados. Entre ellos se cuenta el famoso agente Litvinenko, envenenado en Londres con Polonio 210 (el padre del fallecido ha negado que Putin sea responsable); caso sobre el que existe un interesante documental y un libro de investigación magnífico de Eric Frattini, El polonio y otras maneras de matar. Así asesinan los servicios de inteligencia, que leí hace años con enorme deleite.

      Pues bien, es justamente este llamativo rosario de muertes extrañas que acompañan el ascenso de Putin al poder lo que hace reflexionar a la periodista rusa. Ya que si todas estas muertes, «por separado, parecen poco probables, juntas resultan casi absurdas. La verdad sencilla y evidente es que la Rusia de Putin es un país donde muchos rivales políticos y críticos destacados son asesinados y que, al menos en algunos casos, las órdenes provienen del despacho del presidente». Se puede decir más alto pero no más claro. En cualquier caso, y al margen de que tenga razones suficientes para afirmar lo que aparece en este interesante libro, a la periodista no le falta coraje.

      Por otro lado, también se acusa a Putin, además de haber amordazado a la prensa nacional, de defender estados inicuos y nada democráticos tales como Irán, Siria o Corea del Norte. Sin embargo, también es cierto que ningún país occidental se salva de semejantes tejemanejes, cada uno según sus intereses particulares. Basta con mirar por ejemplo a las grandes potencias occidentales: EE.UU, Francia, Reino Unido... o China y Japón, sin olvidarme de España, que carece de total relevancia pero participa también en turbias reuniones. Y sin mirar a Hispanoamérica, donde cada estado sobrevive como puede.

      Finalmente, para terminar de rematar al títere, Masha Gessen apunta a la enorme fortuna del líder ruso. Un patrimonio que supera al parecer los 40 mil millones de dólares.

      Todo ello lleva a la autora de este libro, repleto de descalificaciones al líder ruso, a hablar del gobierno de Putin como el «gobierno de los servicios secretos». Por eso los que disfrutan con los relatos de inteligencia, con conspiraciones de alta política, con tramas de terrorismo de Estado y sucias maquinaciones, quedarán satisfechos con El hombre sin rostro.

      Difícil de evitar para Putin, así pues, con este retrato que le han dibujado, la condena pública y el desprecio general. Pero quién sabe, pues al hilo de sus recientes declaraciones acerca de la Iglesia ortodoxa rusa y los cristianos perseguidos en el mundo árabe, algunos ya no ven con tan malos ojos a este todopoderoso líder. Además, sus recientes leyes contra el matrimonio homosexual están arrancando la careta de muchos... Y no son pocos, por otro lado, los que dicen que está construyendo de nuevo una gran Rusia.

      Lo que está claro es que su pasado es oscuro y que su ascenso al poder no ha sido inmaculado. Su vida pública, hasta la fecha, sigue envuelta en un halo de misterio. Sólo Dios sabe qué le queda a Putin por ofrecer, y sólo a Él le corresponderá ejercer el auténtico juicio particular que le habrá de llegar cuando, como a cualquier campesino ruso sin su poder y fortuna, le llegue la muerte.





FICHA
Título: El hombre sin rostro
Autor: Masha Gessen
Editorial: Debate
Otros: 2012, Barcelona, 320 páginas

No hay comentarios:

Publicar un comentario