jueves, 15 de marzo de 2012

Amantea de David Cantero

David Cantero es una cara conocida para el público español y todos aquellos que vieran en su día el principal canal de televisión español (TVE), pues el autor de esta poderosa, tristísima y emocionante obra fue presentador de los informativos del citado canal. Hoy lo podemos encontrar en los Telediarios de Telecinco. Quizá su rostro impida al lector acercarse a su obras, por aquello del desgaste brutal de la imagen, o crearse una idea equivocada de éstas. Sin embargo, el descubrimiento de Amantea ha sido para mí tan gratificante como conmovedor. Desde La Cueva de los Libros, doy las gracias a David Cantero por este regalo en forma de preciosa novela.


       Amantea es una historia con una fuerza desgarradora. Perturbadora narración que nos habla de la profunda necesidad de amar y la nostalgia del amor perdido; de la imposibilidad de amar, de la frustración, del vacío y de los dolorosos cambios de guión del destino. David Cantero escribe a veces con ternura, otras de manera visceral, las más de las veces con obsesiva y poderosa carga emocional. El resultado es una trágica historia de amor que sacude al lector hasta dejarlo exhausto, oprimido por la tiranía de esta poderosa historia.

          Todo empieza cuando un periodista, acompañado de su mujer y dos hijos, inicia unas largas vacaciones en la costa del sur de Italia, después de publicar su primer libro y firmar un contrato de dos años con una editorial «seria y decente». Sin embargo, por «avatares del destino», fueron a para a Amantea, un pueblecito a orillas del Tirreno. En la tranquila casita descurirán un libro olvidado y casi ilegible que los tendrá absorbidos y obsesionados. La pareja decide traducirlo y cuando cobra forma descubren una historia de amor trágica y conmovedora. La historia de Víctor Próspero y Amantea.

                La acción da algunos saltos en el tiempo, según Víctor va escribiendo a su perdida Amantea en ese libro que años después descubrirá el escritor. Resulta que Víctor fue a aquel pueblecito llamado por el nombre de su más grande amor, y allí pasó 1990, desolado en su primera parte, eufórico y perdido en la segunda. Establecerá con su vecino Diego una relación de amistad preciosa. El hombre se desvivirá por Víctor, pese a la resistencia de éste.

           Marcado por una infancia sin amor y con la sombra de la tragedia sobre su cabeza, Víctor Próspero reconoce el patrón que define su vida: «Desde entonces, desde que, definitivamente, dejé atrás la infancia y su candidez, mi vida puede medirse por las mujeres y amantes que perdí o me perdieron». (p. 69) Aunque cuando llegó Amantea a su vida cambió por completo todo su mundo, se encendió en su pecho un sentimiento que no había sentido jamás con otras mujeres.

            Conoció a Amantea en el verano de 1984, en un vuelo Niza-Paris, pues Víctor atendía a los pasajeros de una compañía aérea. Por entonces vivía en la Costa Azul y no tardó en dar con Amantea. Desde que se conocieron, se amaron con delirio, se fueron a vivir a Roma y prosperaron en un restaurante del centro. Buscaron un hijo con pasión. Sus vidas eran idílicas... Pero un funesto día, Amantea se levantó temprano y desapareció de la vida de Víctor sin dar explicación alguna.

       A partir de aquí se inicia una tortura para Víctor, que ante la incertidumbre, se consume poco a poco dando a parar con sus huesos a ese pueblecito llamado Amantea que le recuerda al amor de su vida. «Mentiría si dijera que he olvidado; nunca se olvida, sólo se guarda bien». (p. 44) Víctor sufre la angustia de la pérdida, y el lector sólo puede conmoverse con la densidad de las tramas, que poco a poco se van cerrando sobre Víctor, hasta llegar a un final dramático con un rayo de luz en forma de mueca tras la muerte.

       El desarrollo y el desenlace no pueden contarse aquí. La fuerza de Amantea hay que sentirla, hay que descubrir esta desesperada narración. David Cantero plasma con su primera novela uno de los dolores más profundos que conoce el ser humano: la imposibilidad de amar. Amantea es una historia sobre eso, el deseo de amar y la caducidad de las historias de amor.



FICHA
Título: Amantea
Autor: David F. Cantero
Editorial: RBA
Otros: Barcelona, 2005, 320 páginas
Precio: 18 €